“Un producto ecológico es, sobre todo, lógico”

25/11/2020

Gorka Pérez Santa Cecilia forma parte del equipo que gestiona las Bodegas Azpea y el restaurante de la bodega en Lumbier. Viene de familia de agricultores, viticultores, hosteleros y bodegueros, una tradición que se mantiene en este negocio familiar donde la ecología forma parte de su ADN. Podrán encontrarlo cada primer sábado de mes en […]

Gorka Pérez Santa Cecilia forma parte del equipo que gestiona las Bodegas Azpea y el restaurante de la bodega en Lumbier. Viene de familia de agricultores, viticultores, hosteleros y bodegueros, una tradición que se mantiene en este negocio familiar donde la ecología forma parte de su ADN. Podrán encontrarlo cada primer sábado de mes en el EKOmercado de Pamplona, será fácil charlar con él si quieren saber algo más sobre sus vinos, su filosofía y su compromiso.

Cuéntanos vuestra trayectoria ecológica  ¿Cómo empezasteis, qué producís, dónde, cómo?

Se podría decir que nuestra trayectoria no ha sido más que continuar con el tipo de agricultura que se ha hecho prácticamente siempre. Sí que es verdad que a partir de los setenta empezó a cambiar y a incluir los fitosanitarios, en ese momento se probó porque no se creía que fuese un momento de inflexión, se creía que era un producto más. Pero cuando mi abuelo y mi padre vieron que empezaba a desaparecer la fauna y la flora decidieron volver a la agricultura que hacían antes. Llevamos desde el 82 haciendo agricultura ecológica, pero puede decirse que nuestra trayectoria viene de muy lejos. Empezamos por inercia, porque era lo que había que hacer para comer. Venía de familia y lo que hicimos es seguir los pasos de las generaciones anteriores. En los ochenta mi padre y mi abuela abrieron el restaurante. Seguían llevando los campos y la viña y se hacía vino para casa, pero al fallecer mi abuela se cerró el restaurante y mi padre decidió, ahí sí, hacer una bodega y producir todo –hasta entonces se llevaba a la cooperativa y se mezclaba con uva convencional- en una línea exclusivamente ecológica. Hacíamos la gama completa, nuestro vino blanco fue el primero ecológico de Navarra y también se hacían cosas tan especiales como el vino dulce de moscatel, algo diferencial con otras bodegas de aquella época. Ahí empezamos y ahora tenemos una gama muy amplia, casi diría que caprichosa, con doce referencias de vinos como el roble, el blanco, el rosado o el reserva de garnacha de viñas viejas.

¿Por qué vienes al EKOmercado?

Nos parece que es nuestra obligación. Hemos estado muchísimos años reclamando espacios en la vida cotidiana de las personas y la capital, Pamplona, es la referencia. En el momento en que ese espacio se crea hay que estar, aunque no hagamos caja es nuestro compromiso, no hemos fallado ninguna edición. Se trata de cumplir con lo que creemos, con la filosofía de la agricultura ecológica, con el hecho de que en el EKOmercado haya una representación de todo lo que se hace en ecológico. También creemos que es un momento bonito para estar con otras personas productoras, hablar, porque nos vemos de feria en feria. Se acercan también muchos clientes a saludar, a hablar un rato. Nos parece un espacio muy interesante que no se puede abandonar, hay que darle continuidad aunque en las circunstancias actuales sea complicado.

¿Por qué animarías a consumir productos ecológicos?

Porque son lógicos. Es lógica pura y da igual el parámetro que quieras medir: el económico, el medioambiental o el filosófico. Un producto ecológico es sobre todo lógico. En este mundo estamos de prestado, nada es nuestro, estaba aquí antes de nosotros y tenemos que tratarlo con el mayor respeto, y la agricultura ecológica es eso, respeto por la naturaleza. No tiene sentido explotarla y acabar con ella, tenemos que tratar de desequilibrarla lo menos posible. También es importante la salud, cuidarla con lo que está a nuestro alcance. Los alimentos que tenemos nos tienen que aportar lo que nos tienen que aportar y producir los efectos que tienen que producir, tanto en nosotros como en quien los produce. No es lo mismo la filosofía de trabajo del sector ecológico que la de otro tipo de agricultura. Eso también es muy importante. Además, no tiene sentido que trabajemos con cosas lejanas cuando las tenemos cerca y es importante tener en cuenta las temporadas. Hay mucha gente que no sabe ya cuál es la temporada de los alimentos, cuando en la producción ecológica los alimentos están sólo cuando son de temporada. Son muchísimas las razones, los argumentos, pero la mejor es: prueba y no te arrepentirás, tienes al alcance de tu mano toda la información de ese producto desde el origen hasta el fin, puedes preguntar lo que quieras sin trampa ni cartón.

El EKOmercado vuelve el 7 de agosto

El EKOmercado vuelve el 7 de agosto

Después de unas merecidas vacaciones en julio el EKOmercado de Pamplona vuelve el próximo 7 de agosto a la Antigua Estación de Autobuses de Pamplona.  El día 7 de agosto volverá el mercado mensual de productoras ecológicas de Navarra, con un gran variedad de...